La Kinesiología para los Niños

El aprendizaje desarrolla conocimientos y nuevas capacidades. El movimiento es la base de esta construcción.
Las dificultades que enfrentan los niños, en la mayoría de los casos, no son problemas escolares, más bien problemas relacionados con el niño y su comunicación con el mundo exterior y su familia, con su propia experiencia, y eso desde su concepción.

Si cada etapa ha ocurrido sin problema, el niño estará receptivo a lo que se le pide. En caso contrario, será distraído o hiperactivo, o ambos.
Muchos bloqueos del aprendizaje resultan de incapacidades para moverse de manera equilibrada, y particularmente cuando nos sentimos inseguros ante la novedad.
Los movimientos APF (Aprendizaje Plena Forma) permiten compensar las etapas de desarrollo que faltan. Restablecen la circulación energética.
Así los movimientos bloqueados se reinicializan para conectar el cuerpo y la mente, cuales se habían desconectado bajo el efecto del estrés».

Este trabajo de kinesiología permite al niño o al adolescente :

  • aumentar la confianza propia;
  • tomar contacto con la realidad, gestionar sus emociones;
  • manejar el estrés de la escuela;
  • estimular su creatividad;
  • mejorar su concentración y su atención en clase para memorizar mejor;
  • desarrollar sus capacidades;
  • evacuar sus miedos para tranquilizarse;
  • liberarse de sus cóleras;
  • encontrar un sueño apaciguado;
  • aprender a encontrar su lugar dentro en la familia y en la escuela;
  • fomentar su autonomía.
Para cualquier información adicional o pregunta sobre las citas y tarifas, gracias por utilizar el formulario de contacto. Le contestaré lo antes posible.