La vida sonríe a los flexibles de mente

Si hay una cualidad que cultivar hoy en día es la flexibilidad. Sophocles decía: «Es la falta de flexibilidad lo que nos hace tropezar»

Nuestra vida está sometida a impermanencia y a menudo nuestros puntos de referencia vacilan. Para superar el miedo a lo desconocido y no ceder al desconcierto, la flexibilidad es un activo importante.

¡Recuerden! Cuando éramos niños éramos flexibles y con ganas de experimentar. Poco a poco las vicisitudes de la vida, las heridas crean tensiones que se transforman en rigidez. Para tranquilizarnos y avanzar, vamos a establecer reglas y juicios (a menudo internos e inconscientes). Encerrarnos en un ataúd.Pero la flexibilidad es un indicador de nuestra juventud interior.


¿Cómo recuperamos y cultivamos nuestra flexibilidad interior?

Devolviendo los sistemas de creencias erróneos e inconscientes a la conciencia con la Kinesiologia.

Asimismo, el Yoga es el camino real para luchar contra nuestras rigideces. Con el cuerpo y la mente unidos, empezaremos por relajar nuestro cuerpo físico.
En una postura es imposible hacer trampa; aprendemos a lidiar con nuestros puntos débiles. La única manera de hacerlo es el gatillo. En efecto, para liberar una zona de tensión la fuerza y la obstinación no funcionan (como en la vida). Por el contrario, al soltar el agarre y respirar poco a poco ganamos flexibilidad.
Es un trabajo diario y regular. Sentir la relajación y llegar a realizar la postura nos enseña de manera totalmente energética la flexibilidad de la mente. 

¡El Yoga nos permite experimentar y tender hacia nuestra flexibilidad de cuerpo y mente y así a nuestra juventud !

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *